miércoles, 31 de diciembre de 2014

#MediaMarkt o la otra forma de comunicar.

Ayer, mientras escribía lo que teóricamente iba a ser el último post del día, sobre el método SPIN y la importancia del marketing relacional, me llegó esta noticia, y claro, la actualidad manda.



A mí no me molestó como andaluz que soy, si no como profesional de marketing y ventas, que no encuentro una explicación más allá de que a esta empresa, recordemos que además es una multinacional, le gusta hacer ruido y esta vez le tocaba a Andalucía.

Así que convoqué a unos amigos expertos en marketing y redes sociales y través de Facebook, para que me dieran su opinión, por aquello de evitar sesgos en la mía, no fuera ser que me traicionaran las emociones.

@LauraFerrera, para mí referente en cuanto a redes sociales se refiere y a la que siempre acudo cuando tengo dudas, me apuntaba que la empresa tiene esa forma de actuar porque le funciona porque a muchos les divierte esas tonterías y genera engagament como pocos.
Pero igualmente era contraria al empleo de las redes en ese tono y dinámica.

@Florent_Santos, experto entre otras en publicidad y comunicación, en su blog disecciona las campañas publicitarias de las marcas, comentaba que no le gustaba el estilo,  ni lo comparte, y sobre todo que era cortoplacista.

Y se unieron algunos otros al pequeño debate, como @RiusMontse, publicitaria y bloguera, que apuntaba a estrategia de marca.

Lo mejor es que esa tarde, tuve comida con amigos, salió el tema y uno de ellos defendía que lo importante era tener tráfico, que el marketing no era para vender y no quise seguir profundizando, pues veía por donde iba.

Esas ideas que a mí me quedan algo “lejos”, y casi que ahí lo dejamos.

Es posible que Media Markt tenga mucho tráfico como comentaban algunos, que haya mucho “retweet”, y “Favoritos”, pero estoy totalmente de acuerdo con Florent, que es una estrategia cortoplacista.

Son de esas empresas que tengo en mi lista de las que no entienden el CLV (ciclo de valor del cliente o valor de vida del cliente).

Hay muchas maneras de hacerse eco, y tener tráfico, pero un tráfico que realmente genere un engagement real y duradero. Y sobre todo que conecte con la parte emocional de las personas a quien va dirigido.

En esa línea, para mí los más interesantes son Dove, cuando empezaron con su branded content y su particular manera de comunicarse a través de campañas como Dove Real Beauty Sketches, con más de 65 millones de visitas, solo en doveunitedstates, o 1.2 millones en Dove España.

Patches con 20 millones de visitas en EEUU o Legacy con 2 millones son otros ejemplos de cómo una marca puede tener relevancia, tráfico (como decía mi amigo) sin necesidad de generar polémica, y generando un gran engagement a largo plazo, porque Dove conecta en este caso, con lo más íntimo de las mujeres.

Tendencia a la que se van sumando cada vez más marcas como ha sido el caso de IKEA y su sketch La Otra Carta, con casi 5 millones de visitas, ha conseguido conectar con el público, llevándole a reflexionar sobre lo que realmente es importante.

Las marcas, escribí hace tiempo, están llamadas a ejercer otro papel diferente del que tienen actualmente, a “entregar” o “devolver” a la sociedad parte de los beneficios que reciben de ella.

Y no me refiero a beneficios económicos o en I+D+I, ni mejorando sus productos, si no en la línea que lo hacen algunas de las marcas como Dove o IKEA.

Si no ayudando a las personas a su desarrollo personal. ¿Tal vez utópico?

Yo lo llamo comunicación o publicidad socialmente responsable incluso emocionalmente responsable.

Las marcas que me generan emociones, que me hacen sonreír, reflexionar, incluso llorar, son las que quiero sentir cerca de mí. Son con las que identifico, incluso algunas me ayudan a superarme, como deportista (NIKE) o como persona, (Dove).

 De las demás, ni recuerdo su nombre, las de otras, como Media M.. ya me voy olvidando de él.