lunes, 24 de diciembre de 2012

Papá Noel salva a Coca-Cola de su crisis de reputación (1931)



Domingo 22 de diciembre. Voy paseando con mi mujer Patricia y mi hija de 3 añitos,  Alejandra (yo le llamo Alex, pero a mi mujer no le gusta nada).

La calle está llena de luces de Navidad. La gente se le ve feliz y atareada. Entran de una tienda en otra buscando los regalos de última hora El 24 viene Papa Noel.

Y en cada esquina nos encontramos un señor bonachón, con una larga y canosa barba, traje rojo y que va regalando caramelos al grito de “ho, ho, ho.
Y  repente le pregunto a mi mujer: “¿Sabes de qué color es el traje de Papa Noel?”

Ella me mira sorprendida y me contesta: “de que color va a ser cariño, rojo” Y se sonríe.

Y tú, ¿de qué color crees que es el traje de Papa Noel?

¿Verde? Acertaste.

Entonces conocerás la verdadera  historia de porqué siempre lo vemos rojo y blanco y del poder de una gran campaña de Navidad de los años 30.
Vamos a recordarla juntos.

En 1931, Coca Cola sufría lo que llamamos ahora una crisis de reputación. Se empezó a extender la idea de que era una bebida poco saludable.

Entonces, los directivos de la empresa decidieron crear una campaña en torno a Santa Claus, personaje que gozaba de muy buena reputación desde que los holandeses lo introdujeran en Nueva Ámsterdam sobre 1800. (lo que es actualmente la isla de Manhattan)
Gracias fundamentalmente a Washington Irving, el cual lo denominó “el guardián de New York”, su popularidad se desbordó.

En aquella época era representado de diversas maneras, entre ellas como un gnomo, bajito y regordete, a medio camino entre la magia, la tradición y la fantasía.

Para su campaña, coca Cola encargó al dibujante de origen sueco, Habdon Sundblom, que remodelara la imagen de Santa Claus, creando la que actualmente conocemos hoy en día. 

Como modelo tomo a un vendedor jubilado llamado Lou Prentice, para que su iconografía fuera más realista. Y le otorgó los colores corporativos de la marca, rojo y blanco su ropaje, tal y como lo conocemos actualmente.

Posteriormente Coco-Cola se encargo de que Papá Noel (o Santa Claus, recibe numerosos nombres en todo el mundo), apareciera en diversos centros comerciales recogiendo las peticiones de los niños, con ellos en brazos.

Sundblom murió en 1976, pero durante todos esos años fue el responsable de la imagen de Santa Claus, llegando a utilizarse a sí mismo y sus familiares como modelos para sus dibujos.

Sobre si Coca-Cola fue la primera en dibujar a Papá Noel de rojo y blanco o no, la respuesta parece ser que no. Parece ser que sobre 1866 ya aparecen algunas ilustraciones con su abrigo en rojo.

Lo que sí es cierto, es que la imagen actual y el ritual de los niños en brazos de este, que forman parte de la exitosa campaña de Coca-Cola, la cual es una constante en nuestras Navidades desde entonces, si es el resultado de su estrategia de actuación frente a la crisis de reputación que se veía envuelta en aquellos años.

Y que ya casi nadie recuerda el color original del traje de Santa Claus.

El éxito de una campaña de márketing bien dirigida y orquestada, han cambiado parte de los rituales de nuestra vida. Como muchos otros.

Y este será el tema de mi próximo post, Rituales y Marcas

¿Cuántos rituales sigues en tu rutina diaria? ¿Sabes que muchos de ellos han sido estratégicamente introducidos por las marcas debido a la manera que nos vinculan con ellas?

¿Te lo vas a perder?

Hasta entonces;

¡Feliz Navidad!